De besar la madera
movió soles el sonido
al borde de dios en el aire
manchando de luz el mar
Resonó en el latido
de las montañas
y en las naves púrpuras
que acarician sus cimas
de azúcar impalpable






No hay comentarios.: