Me duele la mano
que agarra
lo que creo que soy

El AIRE
de su respiración está
inspirándome a bailar
el discurso
de lo que siento fácil

A veces no sé y no quiero
que se me escurra por las piernas
lo que de vos me llega
a través del tiempo

¿Viste que loco?

Puntualmente
explotamos
en el recorrido 
de lo insólito










El sueño espera
el total descanso
en tu perfume


Conmovido por la danza
de la copa de un eucalipto
el más alto
de ese bosque



¿Cuando la expectativa
no es ofrenda?


Sigo aprendiendo
a  bailar con el cuerpo
de lo que tu cuerpo
me genera



Sigo bebiendo
mi propia escencia
drogándome en ese vaivén
de ciruelo excitado
con la brisa de primavera

Y me voy haciendo fruto

y caigo


para que me comas












Amanecer en los pies
Atardecer en las manos




Adentro mío 
caigo 
adentro tuyo



Es el cuerpo
de la distancia
cambiando de forma
con el que bailo
ciega
y embriagada
de posibilidades



Hace tres días que llueve
en mi sombra



Voy mutando
hasta desaparecer












Quiero acompañarte 
a fundir el corazón
con el suelo



Esta mañana
mi espíritu
galopando
me sorprendió en la playa



¿cuántos instantes
me atrevo a ser 
nadie?












Quiero regalarte este perfume de bosque amaneciendo

Enceguecer delineando tu cintura

Abrirme paso en tu mañana de rocío evaporándose












encontrarnos
como a un territorio
nos recorremos
nos perdemos
hacemos fuego

















"nada real puede ser amenazado"




tampoco
escrito














conozco
o creo que conozco
tu herida
como la palma de mi herida















toda junta
la salvia del bosque
sube


mi cuerpo cae













soñé con vos, pantera
ya no corrías
ya me mirabas
con los ojos de una noche que esta aclarándose

















Estamos tomando noche
en el otro lado de la luna

Jamás podrán encontrarnos



















Soy un poco de miel
diluyéndose en tu té de jengibre


























Complicidad
con los elementos
Complicidad
con los astros

Ya nada puede traicionarte















Nuevas formas de amor
siguen actualizando el concepto



tu insulto
a distancia
es otro intento de tocarme














hubo dias de atar la cabeza al cielo con un pañuelo blanco
hubo tiempos de danza negra
olas gigantes para cambios gigantes















Estoy en una burbuja que en 3


2



1















Hagamos silencio Moro
escucho el paso de los caracoles
















tu corazón
de piedra
lo sumo a mi payana
















Brilla el amor
en las nuevas hojas
del limonero




















De las manos de mi hermana
bebo miel
de sus colmenas
Sus pies son firmes
y grandes
como los del árbol de la vida.
Ella vive en un lugar
donde la tierra la abraza
y en un costado de mi pecho
donde más late.
























Atardece
los pastos altos
anaranjados
también contemplan la belleza
de lo que termina






















el caballo blanco
de mi alma
te lleva hasta donde quiera
tu diosa estallar





















Hay un día del año en el que la tierra
se detiene
4 segundos
los árboles retienen
el aliento
y algunas de sus hojas más
plateadas
caen provocando una inusual subida
en el número de tropiezos, estornudos y enamores.




















Era un cuerpo delicado y transparente como una hoja de papel de carta sobre la que pinté animales de fábula fabulosos seres como nosotras espiándonos ya desde adentro cada una de la otra dibujando el amor eramos seres explosivos y frágiles como podría decirse del pochoclo o pororó.




















un viento fuerte
viene desde adentro
me tira al piso
me hace conversar con lo pequeño

















De besar la madera
movió soles el sonido
al borde de dios en el aire
manchando de luz el mar
Resonó en el latido
de las montañas
y en las naves púrpuras
que acarician sus cimas
de azúcar impalpable











estoy gestando el poema
hilando perfumes
heridas
luces


















ayer partí
bosque adentro
junto a los demás venados
el amanecer
nos tiñó de oro y cobre
las venas
y en los destellos
del río
bebían sol
los picaflores


















Sos un sol en la panza
en la montaña
el incendio
nos hace espejo en el corazón
que se transforma
Quiero ovillarme como un gato
en tu cintura
soñar un día de lluvia
dejar que nos empape














camino llorando
aterrorizada por la belleza
de lo divino en cada manifestación
más pongo los pies
en las llagas
de Cristo
y las manos bajo el grifo
del poema

















vos y yo
paf!
choque de magias
















cuantos pinos voy a ver pasar por la ventana
hasta encontrarte?
somos un tren suspendido en el espacio
entre dos carcajadas
a su lado pasan
estrellas puentes y casas
acariciándolo












cuanto sueño en las palabras y este pañuelo que no logra mantener atada
al cielo
la cabeza










Los ojos sueñan o no saben si se encuentran donde.
Las paredes dicen un ciervo que me mira.
En sus ojos
tomo agua
Cuanto ruido para decir
hola
hace el mar
despidiéndose















suena fuerte la zamba
del vecino de al lado
como la voz de mi sangre
deslizándose
tibia
por los renglones
















tu bello partir
multiplicó la manzana















amarte
es tragar tu veneno


amarme
es saber escupirlo








después de la lluvia
cuando sale el sol
y las plantas mojadas brillan
hacerte el amor sobre una hoja de palta
como esos dos bichitos de san antonio
en su cama king-size











todo está en suspenso
y agitado
como un carnaval sin maracas

respirar el mantra de los insectos cristal

subir los peldaños hasta tu frente

y besar el sol hasta congelarme








hiciste en mi cabeza tu casita del árbol











noche plateada
en el mar
rugen las cinco lunas











estampida de mariposas
dicen que va a subir el mar
hasta las ideas













te di todo


también


la espalda

















gigante rosa
luna llena
es imposible
que el amor sea imposible














caer en la no-gravedad

como el pozo en alicia










mar adentro
tuyo

naufrago














abris


los ojos



el jardín entra en la casa












ese flash que tuvimos
nos dejó ciegas, amor
sonriendo, congeladas













antes de reencarnar
hicimos un pacto
de conocernos
un pacto
de enamorarnos
un pacto
de olvidarnos del pacto















tan fácil como
llegar al límite
caer al ritmo del sol















vamos a ver como es
el reino de lo que no es









Tengo algo de fiebre, te busco en la luna y es fiebre, sed, alucinación y sobre todo sed lo que siento, y a la vez me sacia continuamente esta danza eterica de nuestros seres eternos que se alimentan de la energía pránica de las grandes cascadas cósmicas, fluyendo y chocando fuerte e insistentemente en la suavidad del tao en la perfección de esta tormenta que me tiene atada al movimiento de buscarte en la luna en manualidades.com en el intento de fabricar con la frazada una hamaca paraguaya y colgarla de mi chakra solar, poner la fuerza del cuerpo y del control mental aprendido a los 16 y derivado luego a los seres felinos-guardianes junto a las prácticas de full-contact para evitar el robo de los últimos 300 pesos que unen Villazón con La Paz, elegí el camino de tierra de mi cuarto, la profundidad del poema en la pileta, la poesía del vacío en la repetición del mantra Nogués-Retiro, entregar el peso al elemento que te falta y el servicio al que te sobra, la limpieza de aura del camionero reikista con el que festejamos la sincronía mágica de la ruta de las almas, las manos de Krishna y el Gauchito Gil pasándose un mate sacudido por el viaje en el tiempo y la vibración del sonido universal, la mierda que pisé descalza esperando que Jesús regrese confiando en los ojos claros de esa testigo de jehová con la que intercambiamos mambos a través de las rejas "Dios también está en este mate que se me enfría" le dije, pero ella estaba enamorada, así, expandida por los límites de una idea sugerida por la historia, y yo, recordando el futuro, comprendí que eramos dos arvejas en el mismo guiso, y le acepté dos revistas.






abrazar la brasa






alucinante ciudad
jam todos los días
andar en bici de noche por las avenidas
cantando a gritos el himno en japonés
tener casa para andar en bolas o vestida de colombiana
desde la mañana hasta la noche
viajar en furgón el viento en las piernas la luna en la cara
hablandote de los dioses incas
y la maravillosa persecusión etérica
entre carteles sobre el regreso de jesus
el viejo acordionista te da de beber agua
todos se acercan algunos te roban otros te piden
favores o intercambio de
sutilidades
mientras te quedaste cabeza
abajo
en la rueda del karma
embotellada en la libertad de las infinitas
posibilidades
haciendo brillar el silencio
del eterno obsevador
las caricias
son del ventilador
el tiempo
de los militantes
la danza
de los astros
la ensalada
de frutas


la máquina a toda marcha

en el corazón
que fuerza
tiene el vacío







antes de que empezara el mundo
vos y yo no dormíamos
juntas

hablábamos otros idiomas

nos alcanzaba otro miedo
diferente
al de nacer
o mirarse largo a los ojos










con que te ganaste
el cansancio
o la sed?

que tormenta te hizo espejo
adentro
y cerraste los ojos?


el amor y la belleza
al servicio
de la multiplicación
le dijo el
viento
al árbol

y danzaron.












se te enredó
el pelo
en mi costilla

















abrazo adentro
crecen flores
caen rayos













ya no importa que no estés

quería contarte que acá con la luna
estamos creciendo

















dejó de soplar el viento
que me lleva


































amanecer en provincia
la brisa mueve
mis hojas de eucalipto


























mi mate tiene
tres patitas
para no caer rodando panza gorda


amor 
pequeño
sismo

















Una tormenta
hechó raiz
en mi cabeza

y estoy volando de fiebre
y estoy pensando en mandarte un poema hecho solamente con cruces
























esto de sentir tan poco
tiene lo suyo
quiero decir
lo de ella





























la peregrinación
bajo el agua
fue lenta
y pesada
a contra-corriente
a contra-corazón































me encanta
besarte en los ojos
el miedo





























a cada paso
los pies se enraízan
al cerro


la ladera acá
cae
de abajo a arriba































sos una canción nueva!

































olé
olé 
olé


olé
olé
olé
olá


olé
olé
olé






...

































me trepaste
como a un árbol
su savia































yo no te quiero
hacer el amor
te quiero hacer el mar





































sábado de sol
andando en bici
creo haber visto
un olivo
y atrás de todo olivo
estás vos
soñando en alto
apretando los párpados
muy fuerte































escribo obedeciendo
a ese canto
de adentro
de ambulancias y pájaros

































Vos sos chato
y la poesía es honda


Vas a estar un rato flotando
antes de llegar al fondo















































Hasta el ciprés de tronco más
gordo
tiene cabeza de aguja















































De madrugada entraron
galopando caballos
en mi cabeza


Vos dormías
sonriendo







































De madrugada la fiebre
ahogada en un lago
de deshielo
hacía burbujas
hacía pinos















































Cuando te la pasas viajando
conocés gente
que no viaja
que te pregunta
que vas a hacer
de tu vida?
por donde seguís
ahora?
Yo nunca sé realmente
qué responderles
nunca sé realmente
por donde voy a seguir
Hoy esta noche
las estrellas me queman la frente
y tengo las manos verdes
de cosechar nueces









































Me di cuenta de donde
estaba
cuando le di mi cansancio a un tronco
al sol
en el mallín



















































Canoa boca arriba
toda la noche
es de los astros de fuego





































La verdadera fiesta es
respirar bien hasta que salga el sol
toda la noche























Estoy rebotando como esa piedra que de pibita tiré contra el suelo en Gral. Roca


Ahora el mundo se tira contra la piedra


Y yo contra vos
que no sos
ni remotamente
parecida al agua


















Estoy sentada en el lugar donde mi viejo abandonó su sueño de pibe de ser bombero

Mi pulso late
como una sirena
que a falta de mar se fabricó piernas








Estoy sentada bebiendo del Lanín todos sus soles

Mi pecho respira
como un quemado
que aviva el fuego tosiendo poemas










el árbol no
piensa
en cómo respira
















Sube dios por mi espina dorsal como un cardumen


Acepto la intriga
Acepto el hambre



Para ver llover hay que ver como llueve en todo














todo se escapa todo
se parece al tiempo























siempre que llovió paró
pero después volvió a llover de nuevo





















"cuerpo" es otra palabra
otro encierro




















yo me repito: fuerza fuerza
para hacerla real
ella se repite: que dolor que dolor
para achicarlo

el tonto lenguaje a modo de salvavidas





















mi abuela es ese pajarito que vi entre los dientes del gato