Hay un día del año en el que la tierra
se detiene
4 segundos
los árboles retienen
el aliento
y algunas de sus hojas más
plateadas
caen provocando una inusual subida
en el número de tropiezos, estornudos y enamores.